Estos no son los videojuegos que me apasionan.

Hace poco en NeoGAF abrieron un hilo con motivo de este vídeo:

Las reacciones en general ha sido muy positivas, avivando la expectación por el inminente E3. A mi lo único para lo que me ha servido es para darme cuenta de que falta menos de una semana para el evento.

Y es que no siento el Hype. Mirando el vídeo entiendo por qué. Si eso es lo que resulta emocionante de los juegos ahora, es perfectamente normal que la inminencia de este E3 no tenga ningún tipo de impacto en mi.

Se sienta uno a ver el montaje y apenas lo único que se ve de gameplay son unos pocos segundos de Crash Bandicoot de hace un par de eones. El resto del vídeo es todo metraje falso, inflado y engañoso: publicidad. Lo acompañan grandes palabras vacías de ejecutivos. Hablan de creadores. Pero, ¿Si lo importante son ellos y los juegos, por qué no escoger sus palabras como fondo para un vídeo que es una celebración de la emocion por los videojuegos en la época del año más importante para el medio? Si lo importante son realmente los juegos y nuestra emoción por ellos ¿Por qué mostrar los anuncios, la publicidad, las metiras? ¿Por que no mostrarlos en sí mismos? ¿Por qué no dejar que los que los hacen nos digan la razón por la que cada uno es emocionante?

Muy sencillo: el márketing, el branding y los complejos mataron la pasión por los juegos. Ahora solo parece emocionar la estética y el bombo de la idea platónica de un juego en concreto. Una idea platónica libre de ser juzgada por su ejecución y aupada a lo más alto de la imposibilidad por quien gana dinero con ello.

Mucho se ha hablado de lo infame que es el downgrade de Watch Dogs y de cómo palidece el juego que nos llega frente a lo que nos vendieron hace un año (o dos, poco me importa y poco me acuerdo). Las críticas no han cesado desde antes del lanzamiento.

Y aún siendo un producto decepcionante adherido a publicidad fraudulenta, este juego ha sido un rotundo éxito y a reventado las listas de ventas en todas y cada una de las versiones lanzadas (en consola, al menos). ¿Por qué?

Porque la máquina de Hype de la industria ha hecho que los juegos ya no sean emocionantes. Ha hecho que la idea platónica de los juegos lo sea. Watch Dogs se lo debe todo a su revelación. Porque ese “vertical slice”, es lo que sigue enamorando a los compradores del juego, aunque estén comprando algo distinto.

Porque lo que compren hasta cierto punto da igual. No están comprando un juego. Están comprando un ambiente, una postura, una sensación de ilusión. No compran para jugar, compran porque les atrae la idea de jugar, pero el acto y hecho de jugar es en cierta medida secundario.

Todo esto no va conmigo. Ver este tipo de vídeo no me ilusiona. Cuando me hablan del E3 nunca pienso en los ejecutivos de Sony pasando de mano en mano un juego para demostrar que son mejores que la competencia. No pienso en un trailer compuesto por absolutamente ningún elemento del juego, que no lo muestra de ninguna forma. Pienso en los juegos. Los que se ven jugados, los que son explicados por quienes los hacen.

Sin embargo eso también me deja en un estado apático. Los juegos que se llevan viendo desde hace unos 3 años se me antojan en gran parte llenos de complejos. Pretenciosos. Creo que hasta cierto punto se odian a sí mismos.

A mi me gustan los videojuegos por ser lo que son. Uno que parecer avergonzado de ser lo que es no se presta a ser apreciado, por mi al menos. Por dos razones sencillas: si no quiere ser un juego es probable que nunca sea uno bueno y si quiere ser otra cosa pero sigue siendo un videojuego jamás brillará porque por mucho empeño que haya en que sea destacable como sea lo que fuera que desea ser, nunca formará parte de dicho medio.

A medida que los diseñadores acomplejados han tratado de validar los videojuegos equiparándolos a otros segmentos de la industria del entretenimiento (comúnmente confundida con el arte) por mera imitación, los juegos han perdido una identidad fuerte y propia en pos de una referencialidad cuya caspa solo se ve agitada por su pretensión convulsa. Esto se puede ver muy claramente en los títulos que los juegos han ido recibiendo a lo largo de los años, por ejemplo:

En 1996 SCE lanza un juego llamado PaRappa the Rapper. En 2006 saca otro bajo el nombre Resistance: Fall of Man.

En 2003 Capcom lanza un juego llamado Magaman EXE WS, En 2013 saca otro bajo el título Remember Me.

En el 96 Namco sacaría Xevious 3D/G. En 2010 lanzó Enslaved: Odyssey to the West.

Seguramente lo que trato de decir no ha quedado muy claro. Antes los juegos estaban bien siendo juegos. Tenían nombres de juegos. No tenían miedo de anunciar lo que eran, no tenían miedo de inventarse sus propias palabras y términos y celebrarlos. Dejarles que los definieran: Pikmin, Tekken, Galaga…

La extinción de títulos coloridos marcaba también la ambición de los desarrolladores de luchar por su propio medio tal como es. Podría haber mil libros o películas llamados Recuérdame, Esclavizados: Odisea al Oeste, El Último de Nosotros, Credo de Asesino o 1886: La Orden. ¿Pero esperarías ver una portada de libro o un póster de película con estos títulos?

 

 

Todos estos títulos solo pueden darse de forma efectiva en los videojuegos: el uso cuasialeatorio de palabras de Crash Bandicoot Warped que busca más sonoridad y ambiente que significado real (como Puyo Puyo, Blazblue, Castlevania, Locoroco, etc ) es prácticamente único de los videojuegos (o si no que se lo digan a Infinite Undiscovery, Sunset Overdrive, Vanquish…), Ningún libro o película será online de la forma que lo es Elder Scrolls porque solo un juego puede ser un MMORPG. El pixelado del logo de Broforce solo tiene sentido como referencia a su estilo artísitico: no hay novelas editados enteramente en letra pixel art (y si los hay deben ser un dolor de cabeza, cosa de lo que broforce está exento) y desde luego las películas no presentan este aspecto ni siquiera aunque traten de videojuegos -no hace falta más que ver los títulos de Rompre Ralph o Indite Game: The movie para notarlo. Dance Dance Revolution posee un interfaz casi más célebre que el nombre de su propio juego y así queda reflejado. El logo de Tetris contiene un tetronimo, un elemento que solo funciona dentro de los videojuegos dado que Tetris no presenta una pregunta dra,ática como lo hace una novela o una película: plantea un reto jugable. Cosa que no se puede hacer en nigún otro medio, por mucho que les dieran personalidades a cada pieza en una película que seguramente sería horrible de ver.

Muchos dirían que “estos títulos son ridículos”, que “no tienen sentido” o que “no pertenecen a un medio maduro y artístico como los juegos”. Pero nada de esto es cierto. Forman parte de lo que los videojuegos son. Muestran que son juegos, que son divertidos y lo que es único de ellos. Muchos desarrolladores están acomplejados por esto y han intentado cambiarlo y coaccionar al consumidor para que les apoye en ello. Lo que no han visto es que el problema no es de los juegos, sino de ellos y de sus complejos. No saben abrazar los juegos por lo que son. No saben que eso les valida. Pero sobre todo no saben que lo que ellos ven como un arte al que ellos aspiran no lo es. Es entretenimiento. Como los juegos. Cine, música y juegos ya están validados como opciones válidas de dedicación del tiempo y como medios. No son arte, y nunca podrán serlo. Pero son todos legítimos ya. ¿O acaso esto es considerado la cúspide intelectual del arte? Son algunas de las pelis más influyentes o retroalimentadas por los videojuegos que hemos visto últimamente:

No lo son. Son grandes piezas de entretenimiento. Imitarlas jamás validara el supuesto arte de los videojuegos. Ni uno ni otro lo son. Y no necesitan serlo.

Ver que los juegos van paulatinamente abandonando estos estilos y nombres que hablan del medio y son en cierto modo únicos hace que yo cada vez me sienta más alejado de todo esto. ¿Cómo es que hemos llegado hasta este punto?

Juegos que se presentan sin apenas decir nada de si mismos. Caratulas que no hablan de un juego rasgos. Carátulas que referencian cosas fuera de los juegos y hablan de premisas completamente absurdas para el medio. Si la carátula de Dear Esther fuera la tapa de una novela del romanticismo nos haria entender el libro. Pero que la premisa de un videojuego sea ser una novela romántica es una contradicción. Es como si entras a un McDonalds y los pósters de los menús en lugar de hamburguesas hay difusas insinuaciones de piruletas metidas entre panes y cuando preguntas te responden “Es nuestra propuesta artística de hamburguesa: hamburguesas que son postres. Nosotros queríamos hacer postres pero somos una hamburguesería y no podemos obviar eso”. Y no me estoy yendo mucho por la tangente con este ejemplo. (I think story and visuals are very high. Gameplay is something that… it’s a game, we make games, we can’t get around it.)

Juegos que se presentan ante el consumidor ocultando su naturaleza de juegos (y en el caso de alguno de estos renegando de ella tajantemente). Y no hablo solo de las carátulas. En el interior cada vez hay más y más cosas que son cada vez más parecidas a otros medios y todos sabéis de sobra de qué hablo.

Pero una de las cosas más llamativas de las que no se ha hablado mucho es la desaparición o la tendencia al minimalismo en la interfaz gráfica de usuario en los juegos. Entiendo que muchos juegos quieran mantenerlos alejados para experiencias centradas más en el entorno o que no requieren que el jugador gestione recursos de forma constante. Pero la tendencia general de “cinematizar” los juegos ha conducido a sistemas ambiguos para comunicarse con el jugador (las transiciones a escala de grises son jodidamente criminales como metodo de indicar falta salud o vitalidad en el jugador, por ejemplo). Personalmente prefiero un interfaz bonito, exhuberante y práctico, aunque me quite espacio de la pantalla que el juego se comunique mal conmigo porque los diseñadores se sienten acomplejados por creer que trabajan en un medio “artísticamente menor”.

El hecho de renunciar a la interfaz gráfica de usuario por parecerse al cine simplemente por el hecho de que se cree que hay que parecerse es un sinsentido. Los indicadores de videojuegos son únicos del medio ¿Por qué renunciar a ellos?¿Por el complejo de siempre?

Os inmagináis que fuese del revés y fuese el cine el que estuviese acomplejado ante los videojuegos? (y midiendo la popularidad y el volumen de negocio de ambos quizás deberían). ¿Os parecería normal que en las películas de El Señor de los Anillos Gandalf tuviese una barra de magia encima de la cabeza y que bajase cada vez que usara un hechizo y que cada vez que mataran un orco sonara esto?


Igual de ridículo me parece lo que está pasando con los juegos. Pero el problema no son estos juegos trasnochados ni quienes los crean. Sois vosotros que os dejáis seducir por esta mierda.

Vosotros los que miráis y aplaudís este vídeo que no trata en absoluto de juegos, sino de conceptos que no existen más que para hacéroslos creer. Venderos productos que se avergüenzan de sí mismos y que lo demuestran desde el minuto 1, escondiéndose.

Os quejaréis de que los juegos cuando salen tienen downgrade. Pero no lo entendéis. Los juegos no tienen nada bajado. Los debuts y los trailers tienen “sellgrade” que son las falsedades parecidas al juego que crean para que os creáis que es lo que vais a comprar, pero no es más que una visión romática del producto. Porque lo que vosotros queréis es encandilaros ante las ideas, no ante los juegos. Queréis mirar videos que sugieren cosas que no vais a poder tocar, todo para poder deciros a vosotros mismos “compré la máquina correcta y si alguien me hace dudar en internet puedo postear este vídeo”.

Hora de dejar de hablar de la industria, de los trailers, de consolas y demás gilipolleces. Hablad de juegos. Jugadlos. Dejad de pedir conferencias y empezad a pedir videos de gameplay.  Dejad de pedir megatones bombásticos en forma de trailers y exigid honestidad.

Pero mientras sigáis perpetuando un estado del mundo de los videojuegos cuya pasión se sostiene sobre la fantasía del márketing y la justificación de carísimo hardware en vez de sobre la capacidad de percibir los juegos tal como son y la disponibilidad de todos y cada uno de ellos sin depender de una plataforma creo que me será muy difícil tener aprecio por los nuevos juegos y excitación por el E3.

Me he dado cuenta de todo esto porque, curiosamente he vuelto a sentir el Hype de nuevo. Pero no era por E3. Era por la revelación del sistema de batalla del nuevo Tales of Zestiria. Cuando me di cuenta de que estaba nervioso, con ganas de verlo, emocionado me di cuenta de que hacía mucho que no sentía eso con esa intensidad. Y me acordé que antes lo vivía más a menudo. Creo que no he sentido nada parecido desde el Smash direct.

No creo que me estén dejando de gustar los juegos. Me siguen gustando y por eso me cabrea esto. Quizás me estoy volviendo mayor y me cuesta más emocionarme con ellos. Pero sí estoy seguro de que siento que los videojuegos tal y como yo los aprecio están siendo arruinados. Me sorprendo a mi mismo sintiendo más emoción al abrir Steam Greenlight que cuando se anuncia la fecha de la conferencia de Sony, compañía cuya consola tengo bastante claro que voy a acabar comprando.

Pero pienso en esa conferencia. En lo que se va a anunciar y cómo y no siento nada más que indiferencia.  Y no hay nada que me joda más que hayan hecho que el futuro de este pasatiempo mío me haga sentir indiferente.

Advertisements

One thought on “Estos no son los videojuegos que me apasionan.

  1. No te haces mayor, la industria quiere pasta y ha sabido muy bien mover los hilos para que el consumidor medio sea un ente lobotomizado que ansíe la enésima entrega de la infinita saga anual de turno pagando 70€ el día de salida.

    Formar parte de esta afición ha involucionado y ahora se disfruta más hablando del juego que jugándolo. Ahora el reto está en defender los colores de tu compañía y no en jugar a otras cosas que lo mismo están interesantes.

    Pan y circo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s